Corría el año 1992 cuando por primera vez escuché en MTV “Rusty Cage” de Soundgarden. Recuerdo perfectamente la manera en que ese riff tan pegajoso y contundente se quedó en mi cabeza, tanto que fue una de las razones e inspiraciones más poderosas para elegir la guitarra como estandarte de expresión artística soñando con algún día tocarla (más nunca lo logré). Meses después, la Academia nominaba a un Grammy Award al disco ‘Badmotorfinger‘ como ‘Best Metal Performance’ de aquel año, aunque al final ganó Metallica con el proclamado – y a la vez odiado – ‘Black Album’.

Por esas fechas me encontraba estudiando segundo año de Secundaria, instaurado en plena adolescencia febril y hambrienta de Rock y Heavy Metal. En el amor, mi corazón empedernido y chaquetero se debatía entre Mariana y mi chaparrita de labios seductores, Luz María (a quien reencontraría dos décadas después gracias a las bondades de Facebook)… Pero esa es otra historia. La única fidelidad a la que le rendí honores y representaba mi más grande tesoro era mi walkman Sony en el que reproducía sin parar cintas de AC/DC, Mötley Crüe, Iron Maiden, Metallica, Guns N’ Roses y otros clásicos de aquella época, imprescindibles para todo primerizo en el género.

Al llegar a la etapa de la Preparatoria (la gloriosa prepa 9 ‘Pedro de Alba’, UNAM) mi relación con la música giraba en torno a Black Sabbath, Sepultura, Pantera, Cradle of Filth, Unleashed, Pro-Pain, Suffocation y demás bandas que fui conociendo gracias a mis amigos Irving, Carlos y Mario, quienes años más tarde me invitarían a ser parte de PainPostMortem, banda de covers que nunca aspiró a nada más que tributar a nuestros ídolos de manera completamente lírica y a como DIO nos daba a entender. Entre ese ruido infernal y de forma sigilosa para no ser tachado de “poser” por mis bandmates, me dejé seducir por el Grunge que se respiraba en aquel aire noventero y que contagiaba a todo incauto que dedicaba unos minutos a su escucha.

Fue así como, gracias a mis entrañables amigos César, Orlando y Omar, llegó a mis oídos Pearl Jam, The Melvins, Nirvana, Alice In Chains, Stone Temple Pilots, Collective Soul y, por supuesto, la curiosidad de conocer más sobre Soundgarden que nos llevó a sus orígenes con The Temple of the Dog y sus magistrales “Hunger Strike” y “Say Hello 2 Heaven”. En 1995 finalmente lograron no sólo uno sino dos Grammy con ‘Superunknown‘, gracias a himnos como “Spoonman” y “Black Hole Sun”, así como otros temas como “Fell on Black Days” y “The Day I Tried to Live”, cuyas letras ya mostraban indicios de los demonios que acechaban a Chris Cornell y que jamás logró superar a pesar de los procesos de rehabilitación por abuso de sustancias y depresión, cuyas repercusiones lamentablemente le arrebataron la vida este día de manera repentina y trágica a los 52 años.

Whomsoever I’ve cured, I’ve sickened now
And whomsoever I’ve cradled, I’ve put you down
I’m a search light soul they say
But I can’t see it in the night

I’m only faking when I get it right
When I get it right

‘Cause I fell on black days
I fell on black days

How would I know
That this could be my fate?

Nunca es grato ni resulta digerible lidiar con la muerte de un artista o intelectual que ha marcado nuestra existencia de diversas formas y en distintos momentos, y eso fue precisamente lo que despertó en mi esta necesidad de escribir al respecto en conmemoración a la partida del cantante, compositor y multinstrumentista que ha trascendido a otra dimensión.

Con su partida, Chris se suma al grupo de los iniciadores e iconos del Grunge que han perdido la vida fatídicamente: Kurt Cobain (Nirvana, 1967-1994), Layne Staley (Alice in Chains, 1967-2002) y Scott Weiland (Stone Temple Pilots/Velvet Revolver, 1967-2015), todos ellos a causa de un común denominador como es la depresión y el abuso de sustancias.

Recomiendo ampliamente la siguiente lectura llena de matices y sentimientos en dedicatoria al gran Chris Cornell:

Chris Cornell, a gladiator with pain in his soul and grit in his voice, was one of rock’s good guys

NEIL MCCORMICK

Descanse en paz,
CHRIS CORNELL (1964 – 2017)

You May Also Like

¿Qué hacías cuando supiste que Vinnie Paul había muerto?

La muerte de Paco Stanley tuvo tal efecto en la sociedad mexicana…

¿Chester fue un imbécil?

¿Cuántas veces lo he leído en los últimos 4 días? ‘Lo tenía…

Sobre el concurso para ser teloneros de METALLICA en 2017

Confieso que no suelo estar al tanto de lo que publica METALLICA…