Confieso que no suelo estar al tanto de lo que publica METALLICA ni OCESA en sus redes sociales, por ello me enteré de manera tardía sobre el concurso para fungir como teloneros para la popular banda durante la tripleta de conciertos que ofrecerá en la Ciudad de México los próximos 01, 03 y 05 de marzo de 2017 en el Foro Sol.

Tras leer la peculiar convocatoria publicada el día 16 de febrero a través de la página oficial de METALLICA, no pude evitar vertir mis comentarios al respecto pues me resulta un concurso pésimamente planteado e innecesario. Aquí la convocatoria en cuestión:

 

Antes de enfocarme a la convocatoria, cabe aclarar que no es la primera vez que se realiza un concurso de esta índole. En 2012, una docena de bandas nacionales contendieron para ganar la oportunidad de abrir los ocho shows de la gira denominada “Arsenal Completo”. Tras la final, resultaron dos ganadores: KOLTDOWN (Groove Metal, BCS/CDMX), encargados de calentar los ánimos durante las primeras cuatro fechas, y VOLTAX (Heavy Metal, CDMX) con la encomienda de encender motores los últimos cuatro shows. Allí estuve, en la primera y última fecha de dicha gira y, a decir verdad y a pesar del derroche de energía y entrega por parte de ambas bandas, el público no los recibió muy bien que digamos por su intolerancia y falta de apreciación musical (como suele suceder en el 90% de casos con teloneros de bandas internacionales).

Dicho lo anterior, a continuación comparto con ustedes mis reflexiones sobre este concurso:

1. Percibo una convocatoria informal, imprecisa, precipitada y desorganizada, ya que carece de elementos como Bases, criterios de selección, descripción y alcance del Jurado, entre otros. Precipitada porque considero que un concurso de esta índole merece más tiempo de gestación, desarrollo y conclusión, no bastan 2 semanas. La imprecisión a la que refiero recae en la redacción inadecuada que sólo genera dudas debido a su falta de claridad. Mención aparte merece el uso del término “abridor” por referirse al “opening act” o “telonero”. Por otro lado, el trato de informalidad que posee dicha convocatoria incluso me resulta un tanto ofensivo, como si por tratarse de una dinámica dirigida a la comunidad rockera/metalera, no fuese necesaria la formalidad que se le da a cualquier otro concurso artístico. OJO: No pierdan de vista que es un concurso organizado y avalado por dos monstruos de la industria musical.

2. En los requisitos, indica que los participantes deberán enviar (videos) enlaces de YouTube o Soundcloud. Gran omisión, pues existen otras plataformas que los organizadores debieron contemplar para validar los requerimientos, como el caso de Bandcamp o Reverbnation, las cuáles son incluso más socorridas que Soundcloud, por lo menos dentro del género. Por otro lado y aunque no lo crean, a estas alturas aún existen bandas que a pesar de su trayectoria, experiencia y relevancia, no cuentan con material oficial publicado en Youtube; vamos, algunas ni canal tienen (ya de Soundcloud ni hablemos). Cualesquiera que sea la razón por la que no han hecho uso de dichas plataformas dentro de su “estrategia” de promoción (yo le llamo ignorancia y/o estupidez), sin duda perdieron una valiosa oportunidad. Espero que esto les sirva de lección para no descartar en lo sucesivo ninguna fuente de difusión por pequeña e insignificante que parezca, y sobre todo que replanteen su estrategia de marketing (por cierto, dentro de esta planteamiento aprovechen para eliminar todo rastro de myspace en su información, grow up fuckers!).

3. ¿Acaso no era más sencillo pero sobre todo profesional, solicitar el respectivo Press kit? Dicho documento contiene toda la información solicitada, además que hubiera fungido como el filtro idóneo para deshacerse de los amateurs, esos soñadores incansables y con exceso de optimismo cuya propuesta musical dista mucho de ser merecedora de atención y difusión, ya no digamos de subirse a un escenario que les queda demasiado grande.

Lectura recomendada: Una herramienta que le abrirá todas las puertas a tu banda: Tu PRESS KIT

4. Sin duda alguna, fue un gran desacierto haber limitado la selección a los primeros 50 que enviaran su información. Al parecer el pendejo con iniciativa individuo que creyó conveniente condicionarlo de tal forma, piensa que en México sólo existen 300 bandas y que al término de los 4 días ya habrían reunido la cantidad solicitada… Absurdo a más no poder. Les garantizo que a los pocos minutos de haberse publicado la convocatoria, el buzón de la cuenta destinataria recibió cientos de correos, miles quizá.

Con esto en mente y confiando en que estamos ante un concurso legítimo que respetará sus lineamientos, ¿Se imaginan cuántos hambrientos de reconocimiento estarán dentro de esa pre-selección sin merecerlo, cuyo único mérito fue haberse enterado oportunamente del concurso? Aquellos cuya “iniciativa” sólo representará pérdida de tiempo para el Jurado, así como un arrebato de oportunidad para una banda que verdaderamente cubre el perfil para competir y pisar ese escenario. ¿Nombres? Si realmente estás inmerso en la escena del Metal nacional y eres lo suficientemente objetivo para descartar a tus “brothers”, en tu mente comenzarán a aparecer las respuestas sin que las tenga que citar.

5. Considerando que uno de los criterios para elegir a los 10 finalistas será analizando las propuestas en base a “videos” de YouTube (recalco las comillas pues así lo estipula los requisitos del concurso), me queda claro que tendrán una gran ventaja aquellas agrupaciones que cuentan con videoclips de gran calidad e impacto visual (que a decir verdad son escasos). Espero equivocarme, pero sin duda influirán en la decisión, para bien o para mal. Lastimosamente, hay propuestas de mucha calidad que a la fecha no cuentan con videoclips que puedan competir contra otros de mayor presupuesto. Innecesario resulta aclarar que la calidad de una producción audiovisual no es directamente proporcional a la calidad musical que ofrece una banda, especialmente en vivo.

6. Como suele ocurrir en este tipo de dinámicas, el concurso pierde credibilidad al momento de no considerar dentro de sus criterios de selección aspectos como talento, calidad musical, presencia escénica, originalidad, trayectoria, logros, experiencia ni previas participaciones (lo siento Voltax y Koltdown, ustedes ya gozaron de esas mieles, en dado caso que hayan tenido la iniciativa de volver a concursar), dejando el rumbo del concurso a mero oportunismo y popularidad. De allí que insista en el gran desacierto de seleccionar solamente a las primeras 50 propuestas recibidas vía correo electrónico. Nada asegura que dentro de esos oportunos correos haya verdadero talento, calidad y experiencia.

No se ustedes, pero a mi parecer este concurso no tiene razón de existir. ¿En verdad creen que los señores Hetfield o Ulrich tuvieron la iniciativa de pedirle a OCESA que buscara talento mexicano para “abrirle” sus conciertos? Por favor… Esto nace en los cuarteles de la productora con fines meramente publicitarios. Si existiera dentro de dicho corporativo un sólo individuo con más de 2 cm de frente que tuviera que proponer o elegir al telonero sin tanto argüende, no existe otra banda nacional que merezca estar allí que LUZBEL, por todo lo que representa en la historia del Metal en México. Punto.

Al final, mi única aspiración es ver arriba de ese escenario a 3 talentosas bandas que logren transmitir su música a un público reacio. Espero que el panel de expertos elija sabiamente sin influencias ni tendencias de ninguna índole.

¿Tú que opinas?