Los entiendo. Yo guardaba con recelo el duelo por la muerte de Dimebag Darrell. Pensaba “no manches, ¿por qué lamentan su muerte personas que no han llorado o sentido como yo sus riffs, a las que no les duele cada beat de Vinnie Paul porque quisieran estar presenciándolo o darían lo que fuera por viajar en el tiempo y detener ese momento en el que Phil Anselmo y el resto de Pantera se presenta en vivo y crea un tornado a su alrededor?”.

Después comprendí que millones de personas en el mundo, especialmente músicos, fueron más afectados por su muerte debido a la influencia que Diamond supuso para ellos, que los que lo vieron en vivo de hecho tenían un recuerdo al cual aferrarse y eso lo hacía al mismo tiempo aún más doloroso, que sus compatriotas seguramente la vivieron de manera distinta porque probablemente utilizaron sus canciones como estandarte y lo más importante: que a nadie dolió más este suceso que a su familia, a su musa y a sus amigos. Ellos, con justa razón podrían mandarnos a la verga por ridículos y no lo hacen, ¿verdad?

Hoy murió Chris Cornell. No sabría decir con números si fue más famoso que Dimebag, pero definitivamente llegó a oídos distintos, primero con Soundgarden y luego por Audioslave y Temple of the Dog, además de su proyecto solista. Sonidos diferentes, sin mencionar que ‘Like a Stone’ permanece en las playlists y se sigue vendiendo en los puestos de música pirata.

Hoy murió Chris Cornell y como sucede con cada deceso, emergen de entre su frustración, los inconformes para quejarse de que todo el mundo habla del tema y manifiesta tristeza por ello. Pregunta: ¿quiénes son para juzgar la poca o mucha influencia que un artista tuvo en una persona? ¿Cómo pueden asumir que alguien que conoció a Chris Cornell por Audioslave no pudo apreciarlo como músico? ¿Qué les da el derecho a inferir que por haberlo conocido después de cierto tiempo, no podrá apreciar su trabajo previo?

Y ya que estamos en eso, tengo más cuestiones:

  • ¿Uno debe publicar diariamente (porque aparentemente si uno no lo publica, no cuenta) música de todos los artistas que le gustan para que no parezca extraño sufrir la muerte de cada uno? Algo así como “miren todos, recuerden que me gusta Opeth, cuando se muera Mikael Åkerfeldt no se espanten si me deprimo”.
  • Si un artista que me gusta estuvo en diferentes bandas, ¿tengo que conocerlas todas para que se me permita disfrutarlo?
  • Si conocí a un artista después de su muerte, ¿ya no lo puedo incluir en mi playlist?

¿Les parecen preguntas estúpidas? Así de estúpidos se ven emitiendo juicios de ese tipo.

Cuando ocurrió la muerte de Jeff Hanneman en 2013, atestigüé en redes sociales una de las olas de odio más grandes de thrashers hacia el resto del mundo que lamentaba lo sucedido. Ahí confirmé que definitivamente uno debe ser demasiado egoísta y estúpido como para pensar que sólo ciertas personas tienen derecho a sufrir la muerte de un ídolo; la música es un lenguaje y a través de él platicamos con nuestros héroes, nos entendemos mutuamente y creamos una conexión, una que va más allá de lo terrenal, en la que no importa de dónde venimos, sino lo que somos en ese momento.

Sí, es verdad que muchos mienten por convivir, pero muchos no. La próxima vez que pienses en criticar y poner en tela de juicio el duelo de alguien por la muerte de un artista, recuerda que no porque te quejes van a dejar de manifestarlo, que te ves mal, que es, básicamente innecesario, y… sólo déjalo sufrir en paz.